EDUCAR PARA UN FUTURO DE IGUAL A IGUAL

En un mundo de hombres tienes que aprender a ser fuerte para ganarte un pequeño espacio.

Si eres joven, eres la niña de la oficina; si eres guapa, te babean en las reuniones; si eres seria, una borde “creída”… y así.

Por lo general los compañeros del sexo masculino te tratan bien, el problema viene cuando te enfrentas a tu jefe, si es hombre mayoritariamente la palabra conciliación no la entiende y vives en una constante amenaza, escuchando frases como “tendrás que elegir entre ser madre o trabajar y que te críen tus hijos otra”, esto es verídico, por eso lo remarco con entrecomillado.

Mencionar también la economía de los cuidados, tanto en el ámbito altruista como en asalariadas (y digo asalariadas, ya que es un puesto prácticamente ocupado por mujeres, puestos de trabajo curiosamente mal pagados), un trabajo poco valorado que implica la renuncia (cuando hablamos desde el lado altruista) a tu propia carrera profesional… ¿No te preguntas que pasaría si este trabajo fuese realizado por hombres?, ¿estaría mejor considerado?

Y así con todo… aunque esta sociedad, generalmente machista (por parte de hombres y mujeres, aquí entramos todos) esté cambiando, lo hace a pequeños pasos, muy pequeños.

Por eso, muchas mujeres optamos por emprender, no debería de ser así, no deberíamos estar obligadas a emprender por necesidad, para poder conciliar (esa absurda palabra que no debería de existir entre nosotras y nosotros), pero desgraciadamente un porcentaje muy elevado de emprendedoras lo hace por estos motivos.

Muchas veces me pregunto ¿si los hombres pudieran dar a luz, existiría la conciliación?

No queremos renunciar a ser madres, no queremos renunciar a nuestra profesión, queremos un mundo en el que puedas elegir y vivir tu vida como quieras, en el que el día que te den la noticia de que estás embarazada no te implique miedos como perder el trabajo, conciliar…

Por eso, todas y todos tenemos que luchar por proporcionarle una educación igualitaria a nuestros hijos e hijas, el futuro es de ellos y solo unos niños y niñas educados en valores, tolerancia, igualdad y respeto, nos asegurarán un futuro en el que la palabra conciliación deje de estar en nuestro vocabulario.

Un futuro con princesas que se salvan solas, príncipes que también lloran, niñas que se ponen vestidos para gustarse a ellas mismas y no a nadie, niños que usan en sus camisas estampados en rosa, sin que eso suponga que los señalen…

Educar para un futuro de igual a igual.

delolas.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies